lunes, abril 24, 2006

¿Porqué nacionalismo periférico sí y español no?

Uno de los planteamientos más sorprendentes en el actual debate sobre “territorialidad” es el referido al concepto nacionalismo. Mientras se acepta como lógico y natural conceptos como nacionalista catalán o vasco e, incluso, gallego si alguien se define como nacionalista español es visto como una especie de dinosaurio, en el mejor de los casos, o fanático fascista en el peor. Y lo peor, es que, en general, se acepta incluso por quienes se definen como españoles, pero nunca nacionalistas o patriotas.Sin embargo la única acepción válida es la de nacionalista español, pues España es la nación, hecho que no es ni han sido Cataluña, las Vascongadas o Galicia. No voy a exponer las razones históricas que avalan esta tesis, simplemente un par de pinceladas: las provincias vascongadas jamás fueron un ente unificado y, mucho menos, una nación con o sin estado. Hasta el extremo que hoy día eso llamado Euskadi es una confederación de provincias. Por cierto que la bandera de ese ente es la del PNV a la manera británica, invento de Sabino Arana. Respecto a Cataluña, en un entorno de reinos, lo mas que fue es Principado y su encaje jurídico era el de una de las partes de la Corona de Aragón, junto al propio Aragón (reino), Valencia (reino) y en algunas etapas Mallorca (reino). Nunca Cataluña alcanzó ese “status” y su bandera, recordémoslo, es la de la Corona de Aragón, ¡otra apropiación mas!. Hablando de apropiaciones y como anécdota, recordar que los almogávares no eran esencialmente catalanes, sino aragoneses y valencianos.Por tanto el concepto nacional solo es aplicable a la única nación histórica, reconocida como tal ya en la antigüedad y cuya plasmación política devino en estado: España.Ser nacionalista español no es ser retrógrado, como no lo es ser nacionalista francés, alemán o polaco, es ser consciente de pertenecer a un ente histórico donde han recalado muchos pueblos y culturas todas las cuales han quedado ahormadas en el crisol dando lugar a esta España una y diversa, pero no a España y un montón más. Por ese crisol de culturas, un nacionalista, un patriota español, será una persona abierta a Europa, su hinterland histórico y cultural natural, y también al resto del mundo, por su tradición viajera, conquistadora y evangelizadora. No olvidemos que españoles fueron los primeros defensores de los derechos humanos, o de la economía abierta, que creamos el mestizaje y que por tanto, a diferencia de los llamados nacionalismos “periféricos” no sustentamos un nacionalismo excluyente, casi xenófobo. Defendemos nuestra idiosincrasia desde la universalidad, desde el liberalismo y la colaboración, no desde el rechazo o el aldeanismo. Creemos en el individuo y en su papel en la sociedad, la colaboración y la solidaridad y por tanto, debemos sentirnos orgullosos de ser españoles, nacionalistas y patriotas.

3 comentarios:

Berenguer dijo...

Os invitamos a visitar
www.almogavares.net

Sara dijo...

y mientras en Galicia:
http://portugalicia.atspace.com/

Castelao dijo...

Justificas como pinceladas que explican que Catalunya y Euskadi nunca fueron un Reino pero entonces porqué no mencionas el Reino de Galaecia ya que sí nombras a Galicia en otras lineas?

En cualquier caso la moralidad de todos los nacionalismos (español, gallego, serbio, etc.) es la misma, lo que no tiene sentido es aceptar uno y no el otro como moralmente aceptable y se da la coincidencia de que generalmente quien acepta moralmente uno no acepta el otro.