domingo, mayo 06, 2007

¿Por ser mujer?

La bobería “progre” y no tan progre está convirtiendo al feminismo en un culto en si mismo, de forma que cualquier crítica a una mujer se convierte en machismo, un actitud retrógrada y no se cuantas estupideces mas. A estas horas de la tarde no se sabe si será la Sra. Royal o el Sr. Sarkozy el próximo Presidente de la República francesa, lo que si sabemos, desde hace semanas, es que la Sra. Royal, si no fuera mujer, no habría ni llegado a candidata. Su vacuidad intelectual, su analfabetismo en materia de política extranjera, sus afirmaciones contradictorias, etc. la hubiesen inhabilitado para pasar de lo que es y es mucho, presidenta de una región perdida de Francia. Pero si ha sido hábil en explotar un tema: su condición de mujer, con ello tapaba su escasa estatura política y a quién la cuestionaba lo tildaba de eso, machista, retrógrado, etc. Junto a ella un grupo de corifeos y feministas de esas que gritan mucho en Europa pero se derriten ante un “macho” como Admadineyad, han catapultado a la mencionada a disputar la presidencia de Francia, nunca ella soñó con llegar tan alto ni Francia tan bajo, esperemos que hoy las urnas la pongan en su sitio.
En España, como no, también sufrimos y a lo bestia, de esas tonterías, llegando a esa famosa Ley de Igualdad que es tan enrevesada como absurda, fijémonos si es enrevesada que hasta los socialistas se han liado y les han impugnado trece candidaturas en la Comunidad de Madrid, por no cumplirla, ¡ellos que la parieron!, nunca mejor dicho. Estas políticas a las que primero debían avergonzar es a las propias mujeres, entre otras cosas porque siempre queda la duda de si las eligen por su valía o por la cuota y, mucho me temo, que mas por la cuota que por capacidad y para muestra el botón de las ministras “vogue”. No creo que las mujeres necesiten de esas leyes, lo que hay que evitar es la discriminación pero no la acción afirmativa, que suele dar malos resultados y sino pensemos en EEUU y su aplicación a las minorías.
Históricamente siempre hubo mujeres excepcionales, tanto en la política, como en las artes o la ciencia. Por centrarnos solo en el primer tema, recordemos desde Boudicca, la mítica reina de los britanos, pasando por nuestra Isabel la Católica, Isabel I de Inglaterra, hasta nuestros tiempos como Sirimavo Bandaranaike, Golda Meir, Thatcher, Ángela Merkel, Condolezza Rice o en España desde Rosa Díez a Esperanza Aguirre pasando por Gotzone Mora, etc.. No parece que estas ilustres hayan necesitado de leyes de igualdad, probablemente con esas leyes no hubiesen ocupado esos cargos y hubiesen sido sustituidas por “vogues” cualquiera.
Volviendo a la campaña francesa, la actitud de la Sra. Royal en el debate fue bastante pobre, no solo el contenido sino las formas, sus aspavientos, insultos, desplantes. ¿Qué se hubiese dicho si así hubiese actuado Sarkozy?, para no imaginarlo, pero como era una mujer, ¡ah!, era pasión. La realidad es que era escasez de preparación y mala educación, se mire como se mire. No creo que hoy sea un día feliz para las mujeres, aunque gane Ségolène, porque siempre va a quedar la duda de la razón por la que se produce su victoria, ella misma lo ha reconocido implícitamente, al solicitar el voto por ser mujer. No creo que las grandes mujeres de la historia se sintieran muy representadas por esta nueva hornada de feministas sin mesura y de adláteres, como ZP, sin clase ni convicciones, me sigo quedando con Isabel la Católica o Margaret Thatcher y espero que Francia vote a Sarkozy.







2 comentarios:

El Cerrajero dijo...

En la izmierda todo es pura contradicción y lo mismo dicen que para ellos la mujer es importante como alaban al Islam y su desprecio por la mujer.

PSOE terrorista dijo...

Creo que te equivocas con lo de que Royal no hubiera llegado allí siendo hombre. Sólo tienes que ver al espécimen que hay en la Moncloa.
Yo creo que si ha llegado hasta ahí es porque representa fielmente en lo que se a convertido parte de la izquierda europea(la parte mediterránea): sin pricipios, sin moral, muho más cercana al estalinismo puro y duro que a la democracia, y donde cualquier sinvergüenza sin escrúpulos puede llegar alto y ser adorado como a un dios (quien lo iba a decir, ellos, que son tan ateos).
Lo de por ser mujer es otra gilipollez socialista,pues eso no quita para que seas una inútil. Que vean un poco a Merkel y verán cómo se llega a presidenta siendo mujer.