viernes, julio 28, 2006

Un libro para reflexionar

Ahora que empiezan las vacaciones oficiales de verano, aunque ya no sea así en la práctica, es buen momento para leer alguna cosilla que nos entretenga y, a la vez, nos haga recapacitar. El libro que propongo es de Michael Crichton y su título “ Estado de Miedo”. Se trata de una entretenida novela sobre temas ecológicos que partiendo de un hecho real, la denuncia que el Estado de Vanuatu iba a interponer contra la EPA de Estados Unidos y que nunca se interpuso, explica como el movimiento ecologista se ha convertido en un verdadero negocio mas interesado en medrar económica y políticamente que en establecer mecanismo que mejoren el medio ambiente. Es una novela políticamente incorrecta, tanto por su argumento como por
la cantidad de información que aporta, tanto reseñando documentos como páginas web donde se pueden leer estadísticas, informes, análisis, etc. y sacar uno sus propias conclusiones, mas allá de la parafernalia en torno al tema. Es decir, te da herramientas para, si d verdad te interesa el tema, puedas seguirlo y evaluarlo sin las estridencias de los conservacionistas como Greenpeace, Club Sierra o cualquier otro.
Viene muy a colación si lo relacionamos con la encuesta que el BBVA ha realizado sobre temas medioambientales y donde la conclusión mas clara es lo absurdos que somos los españoles, me temo que también el resto de los europeos, sobre estos temas. No solo nos dejamos llevar por los clichés de moda sino que además no estamos dispuestos a ningún sacrificio al respecto. Junto a ello el total desconocimiento sobre las realidades medioambientales y la adhesión a los mensajes de moda: energía solar, eólica, no a la nuclear, et. No sabemos que esas energías tienen unos costes, que por lo visto en la encuesta no estamos dispuestos a soportar, grandísimos y unos problemas en algunos casos superiores a los de las energías actualmente en uso.
Ello revela otro problema: nuestro escaso interés, por las causas que sean, por informarnos y la facilidad de dejarnos llevar por el mensaje de moda y la manipulación informativa.
Frente a ello el libro de Crichton puede servir para que nos hagamos algunas preguntas sobre la realidad del medio ambiente, el cambio climático, los intereses en juego al respecto y, de paso, entretenernos un rato bajo la sombrilla. Feliz veraneo a los que lo inicien.

1 comentario:

berti dijo...

Aunque los personajes sean más planos que una tabla de planchar, aunque el desenlace no me impresione y aunque los comentarios del autor me parezcan totalmente socialistas, me ha encantado esta novelina. Se lee en una tarde, es muy entretenida y, la verdad, es que es idonea para iniciar a aquel que ni siquiera sospecha que los ecos le toman el pelo.