domingo, enero 22, 2012

Error de bulto

Los “socialistas de todos los partidos” como decía Hayek, suelen tener, obviamente, las mismas ideas. Por eso es normal que el Sr. Rajoy, aquel que en el Congreso de Valencia pedía a los liberales que se fuesen del PP, como si el partido fuese suyo, apoye la tasa Tobin, ese impuesto sobre las transferencias financieras que ya no defiende ni el propio Tobin.




La misma fue propuesta por este economista norteamericano en 1971, cuando el Presidente Nixon acabó con el patrón oro y, por tanto, con el sistema de Bretton Woods. Tobin consideraba que una tasa a las transacciones especulativas, frenaría las mismas. El tema no llegó a mas, hasta que el izquierdista Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique la redescubrió en 1997 como manera de tasar con el 0,1% los cambios de divisas a corto. Con ello, según UNCTAD, se recaudarían 720.000 millones de dólares que podrían usarse en ayudar a l Tercer Mundo.


Ante esta perspectiva los buitres vieron la oportunidad: ONG’s, altermundistas, antiglobalización, etc. se lanzaron a presionar para su implantación, sin considerar, o quizás por ello, que el daño a la economía mundial sería tremendo, incluyendo a los países pobres. ¿Porqué se vuelve sobre la misma, incluso gente como Sarkozy que años antes la rechazaba?, por la necesidad de dinero que tienen las corruptas administraciones de la UE y para dar una imagen “políticamente correcta” de lucha contra la “especulación”




El problema es que esa tasa es una pantomima, primero porque es imposible imponerla a nivel mundial, ¿lo haría China, India o Rusia?, con lo que los capitales se desplazarían hacia esos países y su bancos. En segundo lugar, encarecería las transacciones, lo que repercutiría sobre la sociedad en general que paga los servicios bancarios, simplemente si cambiamos moneda para ir a cualquier país no euro. En tercer lugar, dañaría a muchos países débiles que se ven obligados a convertir su moneda a dólares o euros y tendrían que pagar esa tasa. En cuarto lugar no deja de ser una confiscación y como dice alguien, tampoco sospechoso, como Samir Amin, “querer controlar la especulación es atacar las consecuencias y no la causa de la enfermedad”. En quinto lugar, esas transacciones generan beneficios a países y particulares, si se gravan afectará mucho a los países más expuestos porque frenará el comercio y generará más aislacionismo. En sexto y no, necesariamente el último, si no se puede controlar la evasión fiscal, ¿cómo se vigilaría el pago de la tasa?, mas burocracia y mas gasto


Pues bien, ahora el Presidente del Gobierno sale defendiendo la dichosa tasa, quizás porque Merkel y Sarkozy parecen apoyarla, si bien las últimas noticias es que van a desechar la idea. Ignoro si la genialidad del dirigente popular es de su cosecha o está avalada por su equipo económico, pues de ser así es para echarse a temblar.




Parece que seguimos sin entender que solo la libertad crea riqueza y bienestar y que toda cortapisa e intervencionismo solo conduce a la miseria propia y de otros. La flaca memoria parece haber olvidado los desastres económicos del intervencionismo socialista en la Francia de Mitterrand o en la España zapateril y ahora el PP vuelve a las andadas. Con esas políticas no saldremos de la crisis en muchos años y perderemos la gran oportunidad de liberalizar y modernizar nuestra economía. Recapacite Sr. Rajoy y vuelva por la senda que ya le marcó el Sr. Aznar, tiene que profundizar en esa libertad para que se cree una capacidad productiva adecuada a las grandes posibilidades de España y no volver sobre fórmulas obsoletas y perjudiciales, ¡mas libertad y menos estado!.

2 comentarios:

Y mientras escribo dijo...

¿Será Rajoy una decepción hasta el final?
Por cierto queria enlazarte a Google+ y no lo veo en ninguna parte.

Caminant dijo...

Se debate,y no sé hasta que punto,entre la realidad de captar dinero fresco y la duda de como hacerlo. La tasa Tobin la veo como un atraso.Puede que le cueste a Sarkozy la reelección.
Estoy más a favor de dar libertad a pequeño empresario para que vuelva a rodar el comercio y la industria,pero no tengo idea de economía,amigo mío.
Un abrazo.