domingo, diciembre 06, 2009

Climagate: caraduras por el clima

El reciente descubrimiento, vía hacker o, mas probablemente, miembros de la Universidad de East Anglia, sobre las manipulaciones de una serie de datos por parte de los “científicos” de la Unidad de Investigación el Clima de dicho centro, ha vuelto a poner sobre el tapete la verdad o no del cambio climático por causas antropogénicas.

En alguna ocasión ya he comentado este tema, la manipulación de datos por parte de científicos obedientes a los mandatos de políticos y empresarios, que, en el primer caso, intentan conseguir poder y en el segundo beneficios.

El montaje afecta de lleno al IPCC de la ONU, un panel mas político que científico, presionado por los ingentes intereses de una serie de mandatarios y grupos de presión, cuya conciencia es comprada con una ingente cantidad de prebendas, ya sea dinero para sus “investigaciones”, prestigio y beneficio económico vía publicaciones o cátedras en Universidades y Centros de Investigación.

El beneficio que empresas como BP o Enron, antes de ser enviada, mas bien sus dirigentes, a la cárcel han conseguido con el negocio de las emisiones o en España, vía subvenciones a las empresas de “energía renovables”, alrededor de 30.000 millones de euros, junto al “prestigio” ganado por los Al Gore o los Wirth, son motivos suficientes para esta componenda internacional con tantos actores intervinientes.

Junto a ello, una sociedad, la occidental, cobarde y acomplejada, dispuesta a creerse cualquier catástrofe ya sea el enfriamiento, el calentamiento, las pandemias, etc., bien acuciada por unos medios de comunicación mal informados, la verdad interesa poco, pero bien sensacionalistas, exige a sus líderes lo que éstos quieren: controlarnos y obtener fondos. Así el Protocolo de Kyoto ha costado cantidades increíbles, sobre todo en Europa, no ha servido para nada y ahora quiere aumentarse en sus condiciones durante la reunión de Copenhague.

Por supuesto, se boicotea a quienes desde la mesura y los datos públicos advierten sobre las muchas dudas que plantean las conclusiones del IPCC, que no solo no se ha demostrado que las temperaturas aumenten, mas bien lo contrario, o que se deshielen los polos, pues si el Ártico parece sufrir una cierta descongelación en el Antártico sucede todo lo contrario, o la mentira sobre la subida de las aguas marinas, que en España le ha costado una condena a los mafiosos de Greenpeace. Pero los 300.000 millones de euros que podría movilizar la histeria absurda es una buena razón para que mucha gente se apunte al no demostrado cambio.

La mayoría de quienes plantean situaciones catastróficas ya vienen “advirtiéndolo” de antiguo, es decir viven del cuento desde hace años. Recordemos que en los ´70 el peligro era la congelación, que dio lugar a una famosa portada de Newsweek. O el famoso informe del Club de Roma, famoso por no acertar nunca en sus pronósticos, sobre el crecimiento insostenible. Posteriormente fue, ¡la tabarra que dieron!, el agujero de ozono, que también costó su dinero. De dicho agujero nunca mas se oyó hablar cuando quedó demostrado que las razones aducidas eran más falsas que el beso de Judas.

Ahora, en defensa de sus intereses, los Al Gore, Wirth, Hansen, Mann o Pachauri, presionaron al Congreso de EE.UU, (recomiendo el artículo de Actualidad Económica al respecto), falsificando y manipulando datos, acapararon los medios de comunicación y han conseguido, por un lado forrarse, el bueno de Gore cobró 200.000 euros por su conferencia en España y por otro, hacer creer que estamos en una situación límite, ante la cual esta sociedad aterrorizada cede parcelas de libertad para que el poder político nos “defienda”. Los ideólogos, que consideran que ellos saben lo que es bueno para nosotros y que debemos vivir según sus planteamientos, apoyados por los políticos que desean que haya cada vez menos libertad y si mas control, de forma que no se cuestionen democráticamente sus decisiones, se alían con los poderes económicos que están viendo el nuevo eldorado en el comercio de emisiones y nos conducen, cual borregos, hacia el modelo de sociedad que les interesa.

Esperemos que las pruebas de manipulación y, si nos queda, un resto de capacidad de pensar por nuestra cuenta y de valor para defender nuestra libertad, frene esta locura que solo favorece a unos pocos y perjudica a todos los demás.

1 comentario:

NCH dijo...

Yo también me voy a hacer eco-político. Visto lo visto en Copenhague y publicado el patrimonio de Al Gore y como se ha multiplicado desde que se abanderó, él mismo, como auto defensor del clima, definitivamente voy a dar un giro en mi vida.

Me hago eco-político, jet privado, cochazos, casas de ensueño, viajes por todo el mundo, hoteles cinco estrellas, caviar,... Te apuntas?

Y el caso es que los progres siguen apoyándoles, aunque tampoco me extraña, visto su modus viviendi. Y si no solo hay que ver a la Srta Pajín, que con una mano cierra el puño y la levanta mientras canta la internacional, y con la otra la pone para recibir 20.000 eurazos a final de mes. Bastante mas de lo que cobra un trabajador medio al año en España.

Saludos Anti ZP