jueves, noviembre 08, 2007

En defensa de la libertad

La ofensiva que el gobierno y sus adláteres en los medios de comunicación están lanzando contra los escasos medios independientes, especialmente contra la COPE pero también contra el Grupo Intereconomía o El Mundo, recuerdan los mas tristes episodios de las dictaduras comunistas, nazi o fascistas y, en la actualidad, las comunistas china, norcoreana o cubana y la filomarxista Venezuela, por no hablar de las satrapías árabes como Marruecos, Arabia Saudita, etc., por cierto que alguno de ellos están entre los amigos del gobierno de Rodríguez. También puede servir de modelo el primer bienio de la segunda república, tan querida por el mencionado Rodríguez, cuando se cerraron mas de 130 medios de comunicación, cosa que no ocurrió ni bajo la dictadura franquista.
Pero si triste es la acción de los políticos atacando a esos medios, mucho mas patética es la actuación de los periodistas apesebrados del régimen que en la mejor línea franquista, al fin y al cabo el que paga manda, sirven dócilmente a sus amos, atacando a periodistas y medios de comunicación disidentes. Las “actuaciones” de los “gabilondos” y las “albóndigas” es risible, verlos desgañitarse contra los Federico, César o Nacho para quedar bien con el poder y seguir chupando del bote es un espectáculo repugnante. A más, a más como dice algún lerdo, el Colegio de Periodistas de Cataluña reúne “pruebas” contra esos medios indóciles, para “demostrar” la “conspiración” sobre el 11M. Esos mismo periodistas que aceptan la censura previa del régimen nacionalsocialista y no hablan del hundimiento del Carmelo, que no dicen nada del tema del AVE y los cercanías salvo cuando se lo ordenan, que no denuncian ninguna de las trapisondas que en aquella región se producen y que la hacen parecer cada día mas al México de la mordida que a una sociedad avanzada, en vez de dedicarse a informar sobre los problemas de la sociedad pierden su tiempo en hacer de policía política para el gobierno de los amigos de ETA en la persecución de quién no se doblega al neototalitarismo gobernante.
Pero este país ya no está para ser domeñado por tiranuelos de medio pelo, sean políticos, periodistas o locutores. España salió de muchos años de dictadura republicana y franquista con un gran esfuerzo de todos y no se va a doblegar a quienes intentan gobernarnos desde la incompetencia, el rencor y la mentira. Se podrá estar de acuerdo o no con los Sres. Losantos, Vidal o Villa, personalmente lo estoy, con la línea editorial de COPE, Intereconomía o El Mundo, pero en lo que se tiene que estar de acuerdo, si de verdad se quiere ser libre, es en su derecho a exponer sus opiniones y planteamientos y si sobrepasan alguna ley para eso están los Tribunales de Justicia, lo que no es tolerable es que los mamporreros del régimen, ya sean políticos o comunicadores, se conviertan en policía y en juez, pues eso lo único que consigue es que los españoles los veamos como chequistas o gestapistas, o ¿acaso es lo que desearían ser?.
Por ello todos debemos apoyar a esos medios, mas allá de nuestra aquiescencia o no con lo que expongan, pues de nos ser así podríamos encontrarnos con aquello que decía Brecht:” vinieron a por los comunistas y como yo no lo era no me preocupé, vinieron a por los liberales y como yo no lo era ni me preocupé, vinieron a por los católicos y como yo no lo era ni me preocupé, cuando vinieron a por mi no quedaba nadie para preocuparse”.

3 comentarios:

Alberto Esteban dijo...

Totalmente de acuerdo con usted. A quien le quede algo de decencia y quiera a la libertad no le queda otra que apoyar a estos medios.

Saludos

ricardo dijo...

Criticar a la Cope es de dictadura ¡JA! pobre Losantos. Aunqur por el dineto con el que se está forrando a costa de idiotas que se toman en serio lo que dice por las mañanas, yo también me dejaba criticar por Gabilondo, Montilla o por el que haga falta. Por cierto, a día de hoy, la Cope sigue emitiendo tranquilamente y losantos cada vez está más gordo con la buena vida que se pega, ya quisieran los opositores de las dictaduras marxistas, árabes o fascistas vivir así.

Aderyn Dhu dijo...

Criticar a la COPE y a otros medios no es algo ilegal, aunque considero que no debería hacerse desde las instituciones, ya que se supone que en este país hay libertad de prensa. Y digo se supone porque soy muy consciente de que en realidad no la hay.